Archivo del sitio

Test: cámaras de butilo Imperial Cord para bicicletas

Hoy se suma a este blog otro test de cámaras nacionales para bicis. Anteriormente hice la misma prueba con las Colla (caucho natural) y Sello Azul (caucho natural y butilo).

Le tocó ahora el turno a las cámaras de butilo Imperial Cord, una reconocida marca que viene creciendo mucho en los últimos años. Para mantener parámetros similares con las pruebas anteriores, en este caso también elegí cámaras para rodado 26.

Al momento de comprar el producto en una bicicletería me fue entregado sin packaging, bien plegado y atado con una banda elástica. Sobre el material lleva impreso el nombre de la marca y la caraterística “butyl”. La válvula está vulcanizada e incluye las roscas que nos permiten asegurarla de manera firme al agujero de la llanta.

La medición la hice igual que con las otras marcas. Instalé las cámaras dentro de cubiertas tipo MTB que aceptan un rango de entre 40 a 65 psi. Las inflé a 60 psi mediante un inflador de pie Giyo con manómetro y le di a la bici un uso regular durante 7 días.

Al cabo de esa semana volví a hacer la medición y las cámaras presentaron una presión de 50 psi. En el caso de estas cubiertas aún estaría dentro del rango indicado por el fabricante para rodar sin inconvenientes. Hay que aclarar que la pérdida de aire no suele ser lineal, sino que va desacelerándose, por lo que actualizaré este post cuando la presión pase por debajo de los 40 psi mínimos recomendados. Ahí podré tener una idea más precisa de cuánto tiempo nos permitiría andar sin tener que volverla a inflar para estar dentro de ese rango. (Actualización septiembre 2017: las cámaras llegaron a 40 psi pasadas las 3 semanas de iniciada la prueba)

Un detalle que me pareció muy bueno de estas cámaras, es que la clásica tapita negra a rosca es también una herramienta saca óvulo para la válvula tipo schraeder (tipo auto). A veces ocurre que las cámaras nuevas de algunas marcas vienen con el óvulo (centro) de la válvula algo desenroscado y para ajustarlo hay que tener una herramienta especial de la que no muchas personas disponen. Incluso disponiendo de un saca óvulo en nuestro taller personal es poco frecuente llevarlo encima en una salida. Sería una picardía que justo la cámara que llevamos de repuesto ante un recambio de emergencia tuviera el óvulo desenroscado (poco frecuente pero puede ocurrir). Por eso celebro este pequeño detalle y doble uso que han sabido elegir para las tapitas.

Anuncios

Capilla del Señor en bici (a pulpería Los Ombúes)

img-20170219-wa0025

En esta oportunidad traigo la descripción de otro recorrido en bici por mi querida pampa húmeda. Se trata de una vuelta de 38 km. que une la ciudad/pueblo de Capilla del Señor con la histórica pulpería Los Ombúes, cercana al paraje Andonaegui. Para quien no sepa, las pulperías eran (¡y son!) aquellos almacenes de campo de ramos generales. Su mayor importancia creo que radica en que se trata de lugares de encuentro para los habitantes de la zona y postas para los viajeros. Las pulperías han sido siempre todo un fenómeno social del cual recomiendo leer un poco a quien le interese.

En el partido de Exaltación de la Cruz, la pulpería Los Ombúes permanece en pie y funcionando luego de más de 200 años de historia. Quien maneja hoy el negocio es la señora Elsa, nieta de uno de los primeros dueños que tuvo el lugar. Es realmente una auténtica pulpería, lejos de cualquier “adaptación” de esas que suelen suceder a menudo en lugares muy frecuentados por el turismo.

Había escuchado y leído que Los Ombúes se destacaba por la fama de sus picadas de salames y quesos. Esta simple razón me bastó para empezar a planificar la ruta y la travesía en bici. Con el mismo argumento convencí a mi hermano de que acompañara y tras postergar la salida unas semanas por cuestiones climáticas, finalmente partimos para allá.

Este recorrido es por caminos de tierra, ruta asfaltada y una calle de asfalto bastante poceada. Una linda mezcla de superficies para divertirse durante el trayecto.

01-pulperia-los-ombues

El domingo por la mañana cargamos las bicis en el auto bien temprano y después de una hora llegamos a Capilla del Señor. Estacionamos, descargamos las bicicletas y comenzamos el circuito saliendo hacia el oeste de la ciudad por el camino que lleva a Diego Gaynor.

Había llovido un poco dos días antes por lo que esperábamos algo de barro. Si bien el camino estaba húmedo, las mayores dificultades las presentaban las huellas profundas que habían dejado camionetas y tractores. Tuvimos que pedalear prestando mucha atención constantemente para no caer dentro de ellas, cosa que lo hizo sumamente divertido pero mentalmente bastante cansador.

img_20170219_105008030

03-pulperia-los-ombues

Después de llegar a la estación Chenaut tomamos la ruta 193 hacia la derecha para recorrer por ella unos 2 kilómetros. Había tránsito pero no tanto, de todas formas por seguridad usamos chalecos refractantes en este tramo. Salimos de la ruta hacia la izquierda donde se ve un gran galpón y está el comienzo del camino asfaltado hacia Andonaegui. Este asfalto actualmente (2017) tiene muchos pozos y está deteriorado por lo que hay que ir esquivando estos obstáculos. Aún así, después de haber venido pedaleando por barro ¡esto era un lujo!

04-pulperia-los-ombues

Seguimos por este camino pasando por una fábrica de quesos, una escuela y finalmente -luego de una curva- la famosa pulpería Los Ombúes. Lo primero que hicimos fue entrar a conocer el local que es realmente genuino. Se destaca su mostrador de estaño con rejas, típico de estos lugares donde antiguamente había peleas de facón. Esas rejas eran entonces una protección para el pulpero.00-pulperia-los-ombues

Nos encontramos con la señora Elsa y le contamos que veníamos para conocer Los Ombúes y probar la picada. Nos recibió muy amablemente y pudimos conversar unos minutos con ella a pesar de que siendo domingo tenía mucha clientela que atender. Uno de los muchachos que la ayudaba nos preparó la picada, cortando en el momento salame, jamones y quesos que resultaron una delicia… mucho más habiendo llegado hasta ahí a puro pedal.

06-pulperia-los-ombues

Ya satisfechos esperamos un tiempo prudencial antes de arrancar a pedalear de nuevo. Aprovechamos a descansar con las bicis bajo la sombra de uno de los ombúes, nos sacamos una foto juntos y después partimos rumbo a Capilla del Señor nuevamente.

img-20170219-wa0018

El regreso lo hicimos por el camino poceado hasta la ruta 193. Pero desde ahí, en vez de volver por donde vinimos, cruzamos la ruta y seguimos por el camino de tierra que nace en ese lugar, que kilómetros más adelante es la extensión de la calle San Martín de Capilla. Todo este tramo hasta el final es de tierra y huella marcada como a la ida, pero en este caso se ven más casas, entradas de nuevos barrios privados y estancias. Esta parte tiene pocas curvas y cuando llegamos a Capilla se transforma en asfalto.

10-pulperia-los-ombues

Durante estos 38 km. que tiene toda la vuelta que dimos uno se cruza varias veces con las viejas vías de tren. Algunas personas que suelen leer estos relatos me contaron que cruzar vías les generaba cierto temor a caerse de la bici. Por eso quise aprovechar para grabar este video para explicar cómo es la forma más segura de hacerlo. La idea es cruzar bien perpendicular a las vías. Hay que intentar que el ángulo entre nuestra rueda y los rieles no sea menor a 90° (con la experiencia uno va achicando este valor) Así evitaremos que nuestra cubierta quede enganchada en la vía y se trabe haciéndonos caer. ¡Prestar atención especialmente cuando los rieles cortan de forma oblicua el camino por el que venimos andando! A los experimentados esto les parecerá una obviedad, pero no quería dejar de hacer la aclaración para aquellos que se están recién animando a salir con la bici.

Mapa del recorrido (38 km.)

A Villa La Ñata en bici

IMG_20160214_105233

Tenía este viaje pendiente hace rato por haberlo postergado varias veces. Por suerte el domingo pasado se dio la oportunidad y lo concreté. El objetivo fue entonces llegar desde Olivos hasta Villa La Ñata, en el partido de Tigre, provincia de Buenos Aires. Se trata de un lugar aún desconocido por mucha gente, pero que de a poco va acrecentando su fama de lugar tranquilo, rodeado de naturaleza, donde se almuerza bien y rico.
El día se presentaba soleado y con una máxima de 31, pero el alto índice de humedad me hizo suponer que iba a sentirse mucho más calor. Con uno de mis hermanos entonces decidimos salir a las 9. Partimos por Av. del Libertador hasta el centro de Tigre. De ahí tomamos el Camino de los remeros (que va paralelo a la Pista Nacional de Remo).  Llegamos a una primera rotonda y giramos a la izquierda tomando la Ruta 27, más conocida como Av. Santa María de las Conchas. Varios kilómetros más adelante llegamos a la rotonda donde se empalma hacia la derecha con la calle Viamonte (que tiene aspecto de ruta). A partir de acá el paisaje se torna más descampado e incluso comienzan a verse algunos animales como caballos y ovejas. Llegamos hasta un punto donde Viamonte se hace camino de tierra, pero el asfalto hace una curva a la izquierda y cambia de nombre por Solis Loreto. Seguimos entonces por el camino asfaltado. A partir de ahí (y aunque no lo veamos) se va pedaleando paralelos al Río Luján y algunos puentes nos ayudaron a cruzar los canales que se abren desde él. Recorrimos algunas rectas y curvas más por Solís Loreto, pasamos por frente a la entrada del camping del ACA, hasta que llegamos a una encrucijada con la calle Mariano Moreno. Giramos a la izquierda y a pocos metros encontraremos el cartel de bienvenida a Villa La Ñata. Tomamos la calle Bartolomé Mitre hacia la derecha hasta el canal Villanueva y ahí nos encontramos con la calle Las Heras que es donde están todos los restaurantes.
IMG_20160214_134110
Nosotros llegamos a las 11 de la mañana, así que era temprano para almorzar (suelen abrir a las 12). Aprovechamos a comprar algo fresco para tomar y sentarnos a la sombra. Después dimos una vuelta para conocer la zona y a las 12 en punto nos sentamos a comer en las mesas de afuera de la Sociedad de Fomento (Las Heras, entre L.M. Campos y Ricchieri). Comimos unas gigantes milanesas napolitanas con fritas y además la atención fue muy buena. Consejo: ir temprano porque a los pocos minutos se llena el lugar. Las bicis las dejamos al lado nuestro, siempre a la vista, así que eso no es problema para quienes quieran ir pedaleando hasta allá. Otro consejo: ¡¡no coman tanto como nosotros porque después cuesta el doble arrancar a pedalear de nuevo!!
Tras una larga sobremesa emprendimos el regreso por el mismo camino, solo que esta vez no fuimos por el Camino de los remeros, sino que seguimos de largo por Santa María de las Conchas, cruzando Rincón de Milberg y llegando al centro de Tigre. Desde ahí tomamos Libertador de vuelta hasta Olivos. Fueron en total 55,5 kilómetros de pedaleo. Toda la salida, incluyendo el tiempo almuerzo y las paradas nos llevó 5 horas y media.
Es una linda alternativa para pedalear cerca de Capital Federal sin irse tan lejos. El camino es todo asfaltado y en excelente estado. Casi no saqué fotos, pero seguramente si googlean van a poder ver lo lindo que es la costanera del Canal Villanueva como para sentarse a disfrutar un domingo al mediodía.

Mapa del recorrido de ida (a la vuelta tomamos la variante que está en verde más claro):

A Carlos Keen en bici

Carlos-Keen-en-bici-granero

Carlos Keen (léase Ken y no Kin) es un pequeño pueblo a aproximadamente 12 kilómetros de Luján. Fue una estación importante del tren que unía esa ciudad con Pergamino. Hoy, aunque el tren no corre más, este lugar es un atractivo punto turístico de fin de semana. Hay varios lugares para comer y una feria para visitar junto a las antiguas vías.

11999020_10207778456365228_7858603756415022449_n

Carlos Keen en bici 4

Hace rato que lo quería visitar, así que el domingo pasado fuimos con dos de mis hermanos a pedalear por allá. Decidimos ir en auto hasta Luján y desde ahí seguir en bici hasta la vieja estación de Keen. Si bien hay una ruta asfaltada que llega hasta el pueblo, nosotros elegimos un camino interno de tierra para tener un paseo más tranquilo.

Carlos Keen en bici 6

11207352_10207778459605309_9075124216321421139_n

Salimos de la ciudad, cruzamos la ruta 7 y después pasamos por arriba del puente que atraviesa el Acceso Oeste. Ahí aparece el camino rural que en algunos tramos está en buen estado y en otros hay mucha huella profunda marcada durante los días de barro. Cruzamos unas vías y más adelante un arroyo por un puente (donde había gente pescando). En el trayecto hay dos countries o barrios privados y en esos lugares la calle se hace de ripio, probablemente obra pensada para quienes acceden a estos lotes.  No nos cruzamos más de dos o tres autos y motos en todo el recorrido, así que esta forma de llegar a Carlos Keen es ideal para quienes quieren pedalear tranquilos.

11917492_10207778458805289_4880895462255074408_n

Carlos Keen en bici 5

Finalmente llegamos y nos sorprendimos con la cantidad de autos que estaban entrando por la ruta. El día estaba soleado y el humo de los restaurantes era por demás atractivo. Elegimos una parrilla y comimos unos sandwiches de bondiola increíbles. Después atamos las bicis (aunque no creo que haya sido necesario… pero por las dudas), fuimos a caminar y conocer la estación, el granero que hoy es centro cultural y la capilla de San Carlos de Borromeo. Si vas no dejes de observar las columnas en su interior, muy bonitas.

Capilla Carlos Keen

Dimos una vuelta por la feria de artesanías y después un breve descanso para terminar de bajar el almuerzo. Emprendimos el regreso por el mismo camino, en el que nuevamente pedaleamos casi en soledad durante todo el trayecto. Pasamos por frente a la Basílica de Luján y luego derecho hasta el auto. Desarmamos las bicis, las cargamos y regresamos.

Carlos Keen en bici

Mapa del recorrido de ida (la vuelta es por el mismo lugar):

Test: Penetrit Bike Húmedo

Penetrit Bike

Hace un tiempo que venía buscando cambiar el lubricante que usaba en la cadena de mi bici. Busqué las opciones disponibles en el mercado y me encontré con el Penetrit Bike. La marca es una de las tradicionales en nuestro país por lo cual decidí darle una chance.

Elegí el lubricante para cadenas para uso en terrenos húmedos. Si bien ando mayormente en la ciudad, es habitual que me mueva por zonas suburbanas donde es más fácil encontrarse con charcos, barro y demás.

La presentación que usé fue el envase de 110 cm3 que viene con un pico bien pensado para aplicar entre los eslabones de la cadena. Hay que saber al momento de comprarlo que nos va a hacer falta algún elemento punzante bien finito para abrirlo. Tal vez algún tipo de pinche en la misma tapita nos podría facilitar este trabajo.

Después de una semana de haber pedaleado todos los días por distintos terrenos, estoy muy satisfecho. Analizando la cadena de cerca, veo mucha menos mugre pegada en la cadena, piñon y rodamientos de la pata de cambio, que con mi lubricante anterior.

Ojo. Tampoco esperemos un milagro si no preparamos bien la cadena antes de aplicarlo o si no quitamos el exceso de suciedad después de una salida con lluvia y/o barro.

En una próxima oportunidad voy a probar el Penetrit Bike Seco con otra bici y les contaré qué tal.

 

¿Bicis para sacar la licencia de conducir?

Si sos de andar en bici por la ciudad, más de una vez te habrán pasado autos a centímetros del manubrio. El peligro que esa acción encierra es altísimo. Un solo y mínimo toque puede generar un accidente grave. Entonces: ¿por qué habitualmente los automovilistas no respetan la distancia mínima recomendada de 1,5 mts entre auto-bici? Si bien en algunos casos puede deberse a que ven al ciclista como una molestia en su camino, creo que en la mayoría de los casos se da por desconocimiento. No se dan cuenta del daño que pueden generar, pero por sobre todo nunca sintieron lo que es que te pasen “raspando” y el miedo que eso le da a muchos que se mueven en bici.

Es por eso que mi propuesta de hoy es la siguiente: que durante la evaluación práctica en la que se otorga la licencia de conducir haya examinadores en bicicleta. Que transiten el circuito de prueba junto con los que están en un auto intentando sacar el registro. Que tomen nota de la forma en que se comportan con el ciclista y eso tenga peso para definir si se habilita a una persona a conducir o no.

Esto no garantiza que en la vía pública ese automovilista novato vaya a respetar al ciclista, pero no habrá dudas de que será absolutamente consciente del daño que puede generar si no tiene el debido cuidado.

¿Qué te parece?

Pasar con la bici por los molinetes de Retiro

molinetes en retiro

Es un buen avance la instalación de lectores de tarjeta SUBE en los molinetes de la estación de trenes de Retiro. Pero ahora queda por resolver cómo pagamos el boleto los que viajamos con la bici. Como quitaron las máquinas expendedoras que estaban en la entrada de la estación, por el momento tenemos dos opciones:

1- Comprar el pasaje en la boletería (haciendo la fila seguramente)
2- Llegar a los andenes  pasando por la puertita esa que nos abre algún guarda, dejar nuestra bici de un lado, volver y pasar por los molinetes para pagar nuestro boleto.

Esta situación no llega a ser un “problema”, pero sí es una desprolijidad que sería bueno resolver si es que el Ministerio de Transporte tiene intención de alentar el uso de la intermodalidad tren/bici.

¿Se te ocurre alguna idea para resolverlo?

La bici y el trabajo se llevan de 10

Se habla mucho de ir al trabajo en bicicleta. Incluso por estos días, uno de los hashtags más populares del ciclismo urbano en Twitter es #AlTrabajoEnBici. La relación entre trabajo y bicis es beneficiosa en muchísimos sentidos. En los últimos días presté atención a unos cuantos ejemplos que parecen estar resurgiendo con el aumento de bicicletas en la ciudad.

Ya sea por economía, agilidad, o por cualquier otra razón, está claro que muchas personas siguen encontrando en la bici una gran herramienta de trabajo. Esta es otra razón para fomentar el ciclismo en las ciudades, especialmente en las grandes ciudades como la nuestra. Más bicis = más oportunidades.

Un clásico: el afilador

Un clásico: el afilador

Entrega a domicilio de comida

Entrega a domicilio de comida

Limpia vidrios en dos ruedas

Limpia vidrios en dos ruedas

Hay voluntarios con voluntad

Hace unos días hice en este blog la propuesta de crear un registro de personas que se ofrecieran a acompañar a los nuevos ciclistas urbanos en sus primeras veces. Al final de ese post hay un formulario a modo de prueba piloto para aquellos que quisieran ir avisando de su interés en participar.

Durante estos días fueron llegando algunas respuestas y la verdad que me dio alegría comprobar lo que yo suponía: que hay gente con ganas de ayudar a otros a empezar a usar la bici como medio de transporte sustentable.

Por cuestiones de privacidad no voy a publicar acá sus nombres ni datos de contacto, pero abajo les muestro cómo llenaron el formulario. Les reitero que aún es una prueba piloto para tantear voluntades, pero ya pueden ir sumándose sin compromiso entrando acá.

Algunas de las respuestas que llegaron a la propuesta

Mi voto es para…

Estamos a menos de diez días de las próximas elecciones nacionales legislativas. Al mismo tiempo, habrá que elegir a los representantes de la legislatura local. SI bien se simplifica el proceso y se ahorran muchos recursos al hacerlas el mismo día, lo cierto es que “la gran elección” termina eclipsando a la de nuestra ciudad.

Por supuesto que gran parte de la responsabilidad recae en los ciudadanos ya que tienen el derecho/obligación al voto, pero también el deber de informarse para votar a conciencia.
Los legisladores son los primeros y más directos representantes nuestros en el Estado.

Bueno, habiendo dicho esto, aviso que:

Mi voto a nivel local irá para el candidato que :
– proponga trabajar a favor de la movilidad sustentable con objetivos concretos y medibles (no promesas). Que sea firme al aplicar estas medidas para que no resulten sólo una moda.
– su posición frente al tema de los residuos sea clara (tema caliente si los hay en Baires).
– de el ejemplo utilizando él mismo formas inteligentes de moverse.

Descartaré al candidato que:
– anuncie que va a limpiar la ciudad, haciéndolo con pegatinas que arruinen la propiedad pública.
– base su campaña en descalificar a otro candidato.
– busque que lo votemos a él, en vez de su plataforma.

Sin ningún otro particular, ¡buena campaña para todos y a laburar che!