Archivo del sitio

Capilla del Señor en bici (a pulpería Los Ombúes)

img-20170219-wa0025

En esta oportunidad traigo la descripción de otro recorrido en bici por mi querida pampa húmeda. Se trata de una vuelta de 38 km. que une la ciudad/pueblo de Capilla del Señor con la histórica pulpería Los Ombúes, cercana al paraje Andonaegui. Para quien no sepa, las pulperías eran (¡y son!) aquellos almacenes de campo de ramos generales. Su mayor importancia creo que radica en que se trata de lugares de encuentro para los habitantes de la zona y postas para los viajeros. Las pulperías han sido siempre todo un fenómeno social del cual recomiendo leer un poco a quien le interese.

En el partido de Exaltación de la Cruz, la pulpería Los Ombúes permanece en pie y funcionando luego de más de 200 años de historia. Quien maneja hoy el negocio es la señora Elsa, nieta de uno de los primeros dueños que tuvo el lugar. Es realmente una auténtica pulpería, lejos de cualquier “adaptación” de esas que suelen suceder a menudo en lugares muy frecuentados por el turismo.

Había escuchado y leído que Los Ombúes se destacaba por la fama de sus picadas de salames y quesos. Esta simple razón me bastó para empezar a planificar la ruta y la travesía en bici. Con el mismo argumento convencí a mi hermano de que acompañara y tras postergar la salida unas semanas por cuestiones climáticas, finalmente partimos para allá.

Este recorrido es por caminos de tierra, ruta asfaltada y una calle de asfalto bastante poceada. Una linda mezcla de superficies para divertirse durante el trayecto.

01-pulperia-los-ombues

El domingo por la mañana cargamos las bicis en el auto bien temprano y después de una hora llegamos a Capilla del Señor. Estacionamos, descargamos las bicicletas y comenzamos el circuito saliendo hacia el oeste de la ciudad por el camino que lleva a Diego Gaynor.

Había llovido un poco dos días antes por lo que esperábamos algo de barro. Si bien el camino estaba húmedo, las mayores dificultades las presentaban las huellas profundas que habían dejado camionetas y tractores. Tuvimos que pedalear prestando mucha atención constantemente para no caer dentro de ellas, cosa que lo hizo sumamente divertido pero mentalmente bastante cansador.

img_20170219_105008030

03-pulperia-los-ombues

Después de llegar a la estación Chenaut tomamos la ruta 193 hacia la derecha para recorrer por ella unos 2 kilómetros. Había tránsito pero no tanto, de todas formas por seguridad usamos chalecos refractantes en este tramo. Salimos de la ruta hacia la izquierda donde se ve un gran galpón y está el comienzo del camino asfaltado hacia Andonaegui. Este asfalto actualmente (2017) tiene muchos pozos y está deteriorado por lo que hay que ir esquivando estos obstáculos. Aún así, después de haber venido pedaleando por barro ¡esto era un lujo!

04-pulperia-los-ombues

Seguimos por este camino pasando por una fábrica de quesos, una escuela y finalmente -luego de una curva- la famosa pulpería Los Ombúes. Lo primero que hicimos fue entrar a conocer el local que es realmente genuino. Se destaca su mostrador de estaño con rejas, típico de estos lugares donde antiguamente había peleas de facón. Esas rejas eran entonces una protección para el pulpero.00-pulperia-los-ombues

Nos encontramos con la señora Elsa y le contamos que veníamos para conocer Los Ombúes y probar la picada. Nos recibió muy amablemente y pudimos conversar unos minutos con ella a pesar de que siendo domingo tenía mucha clientela que atender. Uno de los muchachos que la ayudaba nos preparó la picada, cortando en el momento salame, jamones y quesos que resultaron una delicia… mucho más habiendo llegado hasta ahí a puro pedal.

06-pulperia-los-ombues

Ya satisfechos esperamos un tiempo prudencial antes de arrancar a pedalear de nuevo. Aprovechamos a descansar con las bicis bajo la sombra de uno de los ombúes, nos sacamos una foto juntos y después partimos rumbo a Capilla del Señor nuevamente.

img-20170219-wa0018

El regreso lo hicimos por el camino poceado hasta la ruta 193. Pero desde ahí, en vez de volver por donde vinimos, cruzamos la ruta y seguimos por el camino de tierra que nace en ese lugar, que kilómetros más adelante es la extensión de la calle San Martín de Capilla. Todo este tramo hasta el final es de tierra y huella marcada como a la ida, pero en este caso se ven más casas, entradas de nuevos barrios privados y estancias. Esta parte tiene pocas curvas y cuando llegamos a Capilla se transforma en asfalto.

10-pulperia-los-ombues

Durante estos 38 km. que tiene toda la vuelta que dimos uno se cruza varias veces con las viejas vías de tren. Algunas personas que suelen leer estos relatos me contaron que cruzar vías les generaba cierto temor a caerse de la bici. Por eso quise aprovechar para grabar este video para explicar cómo es la forma más segura de hacerlo. La idea es cruzar bien perpendicular a las vías. Hay que intentar que el ángulo entre nuestra rueda y los rieles no sea menor a 90° (con la experiencia uno va achicando este valor) Así evitaremos que nuestra cubierta quede enganchada en la vía y se trabe haciéndonos caer. ¡Prestar atención especialmente cuando los rieles cortan de forma oblicua el camino por el que venimos andando! A los experimentados esto les parecerá una obviedad, pero no quería dejar de hacer la aclaración para aquellos que se están recién animando a salir con la bici.

Mapa del recorrido (38 km.)

Anuncios

A Villa Ruiz en bici

22-estacion-villa-ruiz

Hace unos días hice un recorrido cicloturístico que une las localidades bonaerenses de Open Door, Torres y Villa Ruiz. Aunque no estaba en la idea original, el abundante barro en los caminos hizo que el regreso lo hiciera a través de Carlos Keen.

01-tren-san-martin-palermo

Partí desde la estación Palermo del tren San Martín. Tomé el tren hasta Cabred, que es el final del recorrido. Esa es la estación de la localidad Open Door (casi 70 km. de la Capital Federal). El viaje  dura casi dos horas porque hay muchas paradas intermedias. Subí con la bici al furgón (hay uno en cada extremo del tren) y la colgué en uno de los ganchos. Con una linga até la bici a uno de los caños y me fui a sentar al vagón contiguo con los demás pasajeros. No era el plan original, pero estando ahí consideré que al estar viajando solo era la mejor opción. No me inspiraba seguridad quedarme junto al a bici en ese furgón casi vacío. Desafortunadamente no llevaba conmigo una linga larga y segura para sujetar el cuadro, así que la até con una secundaria que llevaba encima. Era lo que había… pero sirvió.

El tren llegó a la estación Cabred, bajé y salí pedaleando por la ruta asfaltada 192 que es la que une Luján con Capilla del Señor. Me encontré con más tránsito del esperado, así que toda la atención estaba puesta en ir bien pegado a la línea blanca. No hay banquina y la cinta asfáltica cae abruptamente hacia los lados, así que hay que ir con mucho cuidado de no “morder” ese desnivel.

Después de pedalear 7 kilómetros llegué a Torres, que tiene mas o menos 8 cuadras por 11. Acá lo que se luce mucho es su cartel de bienvenida que ilustra de manera muy colorida la vida de la región.

02-entrada-a-torresAhí mismo giré a la izquierda y tomé la calle Nemesio Litardo que nos lleva directamente hasta el predio de lo que era la estación de trenes de Torres (este tren, como tantos otros, dejó de correr en la década de 1990).

03-estacion-torres

Por esa misma calle hay que seguir hasta salir del pueblo y entrar en el camino de tierra que nos llevará hasta Villa Ruiz. Al final de este post hay un mapa en el que vas a poder ver bien en detalle el recorrido.

A pesar de que no llovía desde hacía varios días me encontré algunas zonas puntuales con mucho barro y hasta grandes charcos. Según me comentaron otros cicloturistas, esta área suele ser así constantemente, así que te recomiendo considerarlo en la planificación de una salida (sobre todo por el tiempo que consume atravesar caminos en esas condiciones). El resto del trayecto estaba bastante bien.

img_20170203_120438772

El recorrido rodea varios campos por lo que no es tan lineal y directo. Así es que uno pasa por muchas intersecciones y varios giros. Sugerencia: ir chequeando mapa o GPS constantemente para no equivocarse y gastar energía pedaleando varios minutos en sentido equivocado.

07-camino-torres-villa-ruiz

Esta foto corresponde al último tramo antes de llegar a Ruiz. Decidí sobre la marcha hacer una variante y evitar entrar por ahí ya que me pareció que ese sendero tenía demasiado barro y me iba a demorar mucho lo previsto en el plan. (Ver en el mapa la diagonal color verde claro).

Decidí seguir en el camino por el que venía y llegar hasta el asfalto del camino que une Ruiz con Carlos Keen. Si bien me abría un poco (3 km más que el plan original) el buen estado hizo que pudiera compensar la cosa al poder ir más rápido.

09-camino-carlos-keen-villa-ruiz

¡Este tramo de asfalto se disfruta mucho para hacerlo en bici! Lo que pasa es que el pavimento termina justamente en Ruiz, así que no hay mucho tránsito automotor (pero supongo que los domingos debe ser más movido por el turismo). La superficie está perfecta, sin baches y bien demarcada. Aunque prefiero los caminos de tierra, este fue uno de los puntos que más disfruté de esta salida. Si van a pedalear por acá de lunes a sábado por la mañana… ¡es imperdible!)

23-ruta-carlos-keen-villa-ruiz

10-entrada-a-villa-ruiz

¡Finalmente llegué a Villa Ruiz! Un arco da la bienvenida al viajero y unos cientos de metros después hay que girar a la derecha en la calle Belgrano que lleva al predio de la estación de trenes. El edificio está muy bien conservado y se usa actualmente para varias actividades como por ejemplo para un centro de jubilados y una feria de productos artesanales. Se luce en su fachada una hermosa imagen de la Virgen de Luján.

21-estacion-villa-ruiz

23-estacion-villa-ruiz

Hay varios lugares interesantes para conocer. Entre ellos el antiguo almacén de Félix Lapegüe (Donde compré un rico sandwich para almorzar), la Capilla de Nuestra Señora de la Asunción y el Club Social y Deportivo Villa Ruiz. Además, muchas otras construcciones dignas de detenerse a observar.

12-almacen-de-felix-lapegue
20-capilla-villa-ruiz

16-club-social-y-deportivo-villa-ruiz

18-casa-en-villa-ruiz

21-bici-en-esquina-villa-ruiz

Durante el almuerzo tuve tiempo de revisar el regreso a Open Door. En principio pensaba hacerlo por el mismo lugar por donde había venido, pero para evitar las zonas con mucho barro tomé la decisión de ir hasta Carlos Keen por asfalto y desde ahí otro camino de tierra hasta Torres. Estos caminos que están cerca de Carlos Keen suelen estar en buen estado porque hay mucha construcción en los loteos de la zona y los mantienen bien para los camiones que necesitan entrar y salir constantemente. Así es que aproveché eso y agarré por ahí.

24-carlos-keen

En esta foto se ve a lo lejos el viejo granero de la estación de Carlos Keen. Sobre este lugar ya escribí otro post sobre cicloturismo que podés encontrar haciendo click acá.
El regreso fue muy bueno, con varios giros y con la superficie en muy buen estado (alguno que otro tramo de “serruchos” hubo, pero  muy poco).
Una vez en Torres hice una parada para descansar y juntar energía para el tramo final por la ruta 192 hasta Open Door. Encaré esa última parte y llegué a la estación Cabred media hora antes de la salida del tren. Eso me dio tiempo para comprar una botella grande de agua fría (había sol y 29 grados) y conocer un poco el lugar.
Llegó el tren, colgué y até la bici y me fui a buscar un asiento.

25-furgon-tren-san-martin

Mapa del recorrido (56 km.)

A Carlos Keen en bici

Carlos-Keen-en-bici-granero

Carlos Keen (léase Ken y no Kin) es un pequeño pueblo a aproximadamente 12 kilómetros de Luján. Fue una estación importante del tren que unía esa ciudad con Pergamino. Hoy, aunque el tren no corre más, este lugar es un atractivo punto turístico de fin de semana. Hay varios lugares para comer y una feria para visitar junto a las antiguas vías.

11999020_10207778456365228_7858603756415022449_n

Carlos Keen en bici 4

Hace rato que lo quería visitar, así que el domingo pasado fuimos con dos de mis hermanos a pedalear por allá. Decidimos ir en auto hasta Luján y desde ahí seguir en bici hasta la vieja estación de Keen. Si bien hay una ruta asfaltada que llega hasta el pueblo, nosotros elegimos un camino interno de tierra para tener un paseo más tranquilo.

Carlos Keen en bici 6

11207352_10207778459605309_9075124216321421139_n

Salimos de la ciudad, cruzamos la ruta 7 y después pasamos por arriba del puente que atraviesa el Acceso Oeste. Ahí aparece el camino rural que en algunos tramos está en buen estado y en otros hay mucha huella profunda marcada durante los días de barro. Cruzamos unas vías y más adelante un arroyo por un puente (donde había gente pescando). En el trayecto hay dos countries o barrios privados y en esos lugares la calle se hace de ripio, probablemente obra pensada para quienes acceden a estos lotes.  No nos cruzamos más de dos o tres autos y motos en todo el recorrido, así que esta forma de llegar a Carlos Keen es ideal para quienes quieren pedalear tranquilos.

11917492_10207778458805289_4880895462255074408_n

Carlos Keen en bici 5

Finalmente llegamos y nos sorprendimos con la cantidad de autos que estaban entrando por la ruta. El día estaba soleado y el humo de los restaurantes era por demás atractivo. Elegimos una parrilla y comimos unos sandwiches de bondiola increíbles. Después atamos las bicis (aunque no creo que haya sido necesario… pero por las dudas), fuimos a caminar y conocer la estación, el granero que hoy es centro cultural y la capilla de San Carlos de Borromeo. Si vas no dejes de observar las columnas en su interior, muy bonitas.

Capilla Carlos Keen

Dimos una vuelta por la feria de artesanías y después un breve descanso para terminar de bajar el almuerzo. Emprendimos el regreso por el mismo camino, en el que nuevamente pedaleamos casi en soledad durante todo el trayecto. Pasamos por frente a la Basílica de Luján y luego derecho hasta el auto. Desarmamos las bicis, las cargamos y regresamos.

Carlos Keen en bici

Mapa del recorrido de ida (la vuelta es por el mismo lugar):

A Uribelarrea en bici

Con cartelEl domingo pasado fuimos con mi hermano a Uribelarrea, Provincia de Buenos Aires. “Uribe”, como lo llaman sus habitantes, es un pueblo de 1282 habitantes que queda en el partido de Cañuelas.  Fue fundado en 1890 y dos años después ya tenía su estación de tren. Es un muy lindo lugar, típico de la región pampeana, con antiguas construcciones de ladrillos y ochavas.

Para ir, cargamos las bicis en el auto y salimos desde Capital Federal hasta Cañuelas. Más o menos se tarda una hora yendo todo por autopista. Estacionamos, armamos las bicicletas y salimos pedaleando de la ciudad por la calle Vélez Sarsfield, que luego se transforma en Dorrego y más adelante en Camino Panelo.

Llegados a Cañuelas

El recorrido es de aproximadamente unos 16 kilómetros por camino rural de tierra. A la fecha, está muy bien mantenido y en gran parte tiene zanjas laterales hacia donde escurre el agua. Como no había llovido en los días anteriores, estaba seco e ideal para las bicis. Es importante estar atentos al clima y tratar de ir cuando no haya llovido o el pronóstico lo anticipe.

Camino Panelo

Estacia La Figura Uribelarrea

Después de varios minutos de pedaleo, se llega a la entrada de Estancia La Figura (foto). Ahí mismo nace una ruta asfaltada hacia la derecha. Esa es la que hay que tomar para llegar hasta una de las entradas de Uribe.  Se pasa por la Escuela Agrotécnica Don Bosco y después aparece a nuestra izquierda La Uribeña, una pequeña fábrica de cerveza imperdible. Recomendación: ir temprano o hacer reserva telefónica. Al menos los domingos se llena de visitantes: cuando prueben la cerveza van a entender por qué. (Actualización agosto de 2017: La Uribeña cambió de ubicación dentro de Uribelarrea. Ahora tiene un nuevo edificio al estilo del original)

Cervecería La Uribeña

Cerveza La Uribena

Casi todas las construcciones del lugar mantienen su estilo original. Incluso los nuevos restaurantes u otros emprendimientos conservan la esencia. Eso da la sensación de que Uribe está suspendida en el tiempo y uno parece estar en un sitio remoto, aunque en realidad esté a menos de 100 km de Buenos Aires.

Esquina de Uribe

Un punto para destacar es la plaza principal. Se caracteriza por ser octogonal y haber sido planificada por Pedro Benoit, el mismo que trabajó en el diseño de la ciudad de La Plata (Capital de la provincia). En uno de los ocho laterales también está emplazado el Santuario de Nuestra Señora de Luján de Uribelarrea.

Plaza

Después de dar una vuelta con las bicis por dentro del pueblo, fuimos a comer al restaurante Pueblo Escondido (no confundir con la casa de picadas homónima, de los mismos dueños). Inaugurado hace pocos días, este prolijo negocio abrió en lo que era hace muchos años un taller de carruajes. En la decoración de las paredes internas se pueden ver viejas herramientas que dan una idea de cómo era el trabajo en ese lugar.

Pueblo Escondido Restaurante - Uriberlarrea

Después de comer un rico ojo de bife al disco (con muy buena atención por parte de la moza) pedaleamos hasta la estación de tren e hicimos la foto con el antiguo cartel.

11802642_10207448107666717_4251910041549879563_o

A esta altura del día la avenida principal de Uribe estaba repleta de visitantes por todos lados. Por lo que volvemos a recomendar: (especialmente si el día está soleado) ¡Ir temprano o con reserva!
Como en invierno el sol baja rápido enseguida emprendimos el regreso, haciendo una última parada en La Uribeña para llevarnos algunas botellitas de cerveza artesanal.

PIC0018 (2)La vuelta fue por la misma ruta de asfalto que llega hasta la Estancia La Figura. Ahí giramos a la izquierda para seguir el recto y tranquilo camino de tierra de regreso hasta Cañuelas.

Dato: En caso de no poder ir con auto, se puede ir desde Capital Federal en tren desde la estación Constitución. Hay que hacer combinación en Ezeiza y después bajar en la estación Cañuelas.

Mapa del recorrido de ida (la vuelta es por el mismo lugar):


Cicloturismo, un encuentro con lluvia y todo

Cicloturismo el encuentro

A pesar de la lluvia intensa que cayó durante buena parte del domingo, fue mucha la gente que se acercó al encuentro de cicloturismo que organizaron Diego Andrich y Fernando Paredes. El clima que se vivió fue justamente el de un encuentro entre personas que están en la misma sintonía.

Cicloturismo el encuentro 1
En el sector principal del galpón donde se desarrolló el evento, los fabricantes de indumentaria y accesorios para cicloturistas expusieron sus productos y respondieron las preguntas los interesados. Al mismo tiempo, se iban desarrollando charlas en otra de las áreas de la sede. Hubo conferencias de seguridad, de mecánica, de viajeros y hasta de primeros auxilios, todas con muy buena concurrencia.

Cicloturismo el encuentro 2

Pero quizás lo que más gustó de esta exposición fue la posibilidad de poder probar en el lugar los productos instalados sobre las bicis. Experimentar pedalear con varios kilos en las alforjas o avanzar con un trailer cargado fue posible gracias a las marcas que prepararon todo para que los participantes del encuentro pudieran hacerlo.

Alforjas Ruca 1

Conversé con Juan Ignacio Palma, de Ruca Outdoors, que me mostró la Zenith que habían equipado con sus productos, entre los que se destacaba el nuevo modelo de alforjas traseras. Están hechas en tela impermeable de alta resistencia con un hilado de 600D.  (Mis botas son producto de la lluvia torrencial que había afuera!)

Alforjas Ruca
Otro producto que se llevó muchas miradas fue el trailer de GH Trailers. Se engancha al eje trasero de la bicicleta y viene en dos versiones: con pie de apoyo -para cuando lo sacamos de la bici- y sin pie de apoyo.

DSCN5621

DSCN5623

El encuentro fue un éxito y según me contó Diego Andrich, ya está entusiasmado con pensar en repetirlo. El crecimiento de la industria nacional de productos pensados para los cicloturistas es notorio. Se están haciendo bien las cosas y claramente se está apuntando a lograr cada día una mejor calidad y performance para que los viajes en bici sean inolvidables.

DSCN5625